OFERTAS CONSULTAS DE BELLEZA Dietetica Masaje Spa Medicina natural Hogar Crecimiento personal Padres de hoy
Inicio Medicina natural

Medicina natural


COMBATE EL ESTREÑIMIENTO ACEITES ESENCIALES LA ARCILLA EL POLEN TERAPIA ORTOMOLECULAR HIDROTERAPIA LA ALERGIA EL TE

Regala salud y belleza tu portal natural Contacto Politica de privacidad Exención de responsabilidad De la A a la Z

MEDICINA NATURAL

PROPIEDADES CURATIVAS DEL LIMÓN

El limón es un regalo de la naturaleza.

Es un gran consumidor de microbios y el mejor protector contra las enfermedades contagiosas.

El limón cura reumatismo, la gota, la sífilis, así como los males del estómago, gases intestinales, indigestión, acidez, obesidad, enfermedades del corazón, dolores de los riñones, de cabeza, del hígado y de la vejiga. Así como también, el mal de piedras, cálculos biliares hemorragias, catarros, gripes, intoxicación de la sangre, escarlatina, sarampión, insomnio, falta de apetito, caspa, calvicie, paludismo, etc.

Entre todos los cítricos, el limón es quizás el que ofrece más beneficios para la salud. Básicamente, el poder curativo del limón reside en su bajo contenido energético, su nivel equilibrado en sodio y potasio y por supuesto, en la vitamina C. Que el limón posea un número tan escaso de hidratos de carbono es de gran ayuda en las dietas de adelgazamiento; comer limón representa tomar vitamina C sin calorías adicionales.

El limón contiene un elevado nivel de potasio y un bajo contenido en sodio, relación ideal para combatir la hipertensión arterial. Para aquellas personas que tienen la presión sanguínea demasiado elevada y deben prescindir de la sal, el limón les servirá de aderezo.

Para las personas diabéticas el limón es bueno por su bajo contenido en azúcares. Otra propiedad que se le atribuye es la de ser antianémico.

Es el remedio estrella contra la fiebre, gripe, bronquitis y amigdalitis, el zumo de un limón con agua caliente y miel y los resultados son mas rápidos y eficientes que cualquier medicamento alopático y encima natural 100%.En el caso de las anginas se pueden hacer gargarismos con zumo de limón (unas diez cucharaditas de este cítrico en un vaso de agua). La vitamina C contenida en los cítricos, tomada diariamente, contribuirá, en gran medida, a mantener alejados de nosotros a los virus del resfriado y la gripe. Los deportistas o personas que desarrollan esfuerzos físicos pueden recuperarse del cansancio con zumo de limón.

El consumo regular del limón beneficia a muchos órganos de nuestro cuerpo.

Las personas que padecen de hígado, reuma, tienen la tensión alta o sufren de catarros pueden mejorar y aliviar sus dolencias.

SISTEMA CARDIOVASCULAR

Ejerce una acción beneficiosa sobre el sistema cardiovascular, en casos de arteriosclerosis e hipertensión arterial, debido a que los ácidos cítricos ayudan a oxidar y eliminar las grasas que obstaculizan el trabajo del corazón y son un gran disolvente de las sustancias tóxicas del plasma sanguíneo. Para todos estos casos, se recomienda beber el zumo de un limón en ayunas mezclado en medio vaso de agua.

Sistema digestivo

El limón estimula el flujo de la saliva y de los jugos gástricos, por lo que es un gran agente digestivo.

Destruye las lombrices intestinales, reduce los gases estomacales y tiene un efecto antiespasmódico. Ayuda a combatir la dispepsia y el estreñimiento.

Conviene a todos los enfermos del hígado y de la vesícula biliar ya que estimula las secreciones biliares y ayuda a metabolizar las grasas. A estos enfermos los médicos recomiendan desayunar una mezcla de aceite de oliva virgen y zumo de limón en la que mojar un poco de pan. El limón neutraliza las toxinas, también ayuda a eliminarlas, reforzando la función antitóxica y protectora del hígado.
Cuando se consumen alimentos en mal estado y como consecuencia de ello se sufren diarreas, pasar un día a base de zumo de limón rebajado con agua es reparador.

Sistema inmunológico

El limón lo refuerza, debido a sus propiedades antibacterianas y antivíricas.

Alivia los síntomas de las infecciones e impide su avance. Por ello se recomienda para gripes y catarros, infecciones de garganta y procesos febriles, en los que resulta muy útil, especialmente si lo mezclamos con miel.
Por sus propiedades refrescantes, antisépticas y su contenido en vitamina C, el limón alivia ciertas afecciones de las vías respiratorias, así como la afonía y amigdalitis. Su poderosa acción antibacteriana y antiviral es util en úlceras de boca y gingivitis.
Aparte de la vitamina C, el limón contiene vitaminas del grupo B y vitamina E y muchos minerales: potasio, magnesio, calcio y fósforo, cobre, cinc, hierro y manganeso. Este cóctel de vitaminas y minerales refuerzan el sistema inmunológico, al potenciar la actividad de los glóbulos blancos.

Antiséptico

El limón sirve perfectamente para desinfectar cortes, heridas y picaduras de avispas, así como distintas erupciones, aunque hay que soportar su escozor.

Es el mejor remedio para llagas en la boca y en tejidos blandos. Resulta especialmente efectivo en el tratamiento del virus del herpes.

músculo-esqueletico
Beber zumo de limón de forma regular puede ayudar a las personas que padecen problemas reumáticos, ya que disuelve las toxinas y los cristales que causan la gota, otorgando cierto bienestar al enfermo. Su efecto sobre el organismo es alcalino, por lo que sirve para el tratamiento de gota, ciática, lumbago y dolor en las articulaciones.

Belleza y relax

El zumo es excelente para limpiar y fortalecer uñas y cutículas.

El limón potencia el efecto de la valeriana, por lo que es un tranquilizante natural sin efectos nocivos.

Como veis, las propiedades terapéuticas de los limones son muchas, y están fuera de toda duda. Su consumo no tiene efectos secundarios, ni siquiera en niños o ancianos, y puede ayudarnos en el tratamiento de muchas dolencias.

El limón aporta al cuerpo ácido cítrico, vitaminas B y C, potasio, hierro y calcio. Además, actúa como purificador de la sangre y ayuda al cuerpo a eliminar toxinas. Pero quizá su punto fuerte sea el de servir de prevención para múltiples dolencias, lo que evita el uso de medicamentos.

Cómo obtener más zumo

Para exprimir bien un limón hay que tener en cuenta que los que están a temperatura ambiente producen más zumo que los refrigerados. Antes de exprimir, conviene hacer rodar el limón en la palma de la mano. Además, si lo ponemos durante unos segundos al microondas, conseguiremos sacarle más líquido. El modo del uso del zumo dependerá de la utilidad que busquemos: podemos ingerirlo, con mayor o menor proporción de agua, emplearlo para gárgaras o aplicarlo directamente sobre el cuerpo, etc.

GELY PANTIGA
Naturopata


www.institutoiris.com


Un espacio de salud