OFERTAS CONSULTAS DE BELLEZA Dietetica Masaje Spa Medicina natural Hogar Crecimiento personal Padres de hoy
Inicio Medicina natural EL POLEN

Medicina natural


COMBATE EL ESTREÑIMIENTO ACEITES ESENCIALES LA ARCILLA EL POLEN TERAPIA ORTOMOLECULAR HIDROTERAPIA LA ALERGIA EL TE

Regala salud y belleza tu portal natural Contacto Politica de privacidad Exención de responsabilidad De la A a la Z

MEDICINA NATURAL

EL POLEN

Al igual que la miel, el polen contiene antibióticos naturales y no pierde sus propiedades durante el tiempo que está almacenado.

Es producto natural que puede constituir parte de nuestra dieta diaria.

Debido a su extraordinaria composición, es considerado el complemento alimenticio de más rápido efecto sobre el organismo. Sus propiedades vigorizantes se deben a su intensa acción estimulante. Básicamente podemos decir que el polen reequilibra, estimula, tonifica y desintoxica. Resulta efectivo cuando es necesario mejorar el aporte nutricional (niños, adolescentes, tercera edad, anemia, convalecencias, anorexia, embarazos, desnutrición, alcohólicos, artrósicos, reumáticos, asténicos, enfermos terminales, etc.). Para los diabéticos es un sustituto ideal por su bajo contenido en azúcares y su gran riqueza nutritiva. También es aconsejado como suplemento regular para vegetarianos.
Por su alto contenido en hierro, aumenta glóbulos rojos. Reduce la formación de placas de colesterol, debido al contenido de ácidos grasos insaturados que actúan en sinergismo con los flavonoides. Su consumo regular fortalece capilares, venas y arterias -revirtiendo el proceso de endurecimiento- y estabiliza la tensión arterial. Por ello se aconseja su uso a partir de los 40 años como preventivo de afecciones cardiovasculares.
Un extracto del polen, la cernitina, se usa contra la gripe, los trastornos urinarios y el sarampión.
El polen puede curar la anemia en los niños y los estreñimientos en los adultos.
Es reconstituyente, tónico y energizante.
Equilibra y regula las funciones orgánicas
Combate la diarrea
Es desintoxicante
Cubre deficiencias en la alimentación: aporta minerales y proteínas
Se utiliza para combatir el reumatismo, la falta de apetito y el desgano sexual.
Es útil para combatir la pérdida de peso, la calvicie y la resequedad y fragilidad de la piel.
Fortalece los vasos sanguíneos
Se utiliza para tratar la neurastenia, los estados depresivos y el insomnio.
Es un buen remedio contra la arteriosclerosis, la pérdida de memoria y la anemia.
Combate la fatiga ocular.
Es el único nutriente conocido para la próstata, rejuveneciendo y activando este órgano glandular masculino. Es aconsejado en adultos a nivel preventivo y resulta altamente efectivo en casos de hipertrofia, inflamación y adenoma, resultando incluso recomendable en cáncer avanzado. También es efectivo en afecciones de vejiga y riñón. Es probado su efecto como vigorizante sexual, operando en casos de impotencia y frigidez.
Regulador del tránsito intestinal, tanto en caso de estreñimiento como de diarrea. Es también un excelente regulador metabólico, útil en estados de adelgazamiento y anorexia. Asimismo se lo indica en afecciones hepáticas y en úlceras duodenales.

Es aconsejado en neurastenias, estados depresivos, disturbios de la memoria, insomnio, surmenage, ansiedad, estrés, astenia psíquica, abstinencia alcohólica o tabáquica. También el polen aporta mayor resistencia al cansancio intelectual en períodos de intensa actividad mental y visual.

uso

El sabor del polen no tiene por que gustar a todo el mundo. Pero para ello existen muchas alternativas de disfrutarlo.
Hay quien mastica tranquilamente el polen hasta deshacerlo por completo en la boca; hay quien se ayuda a tragarlo con un sorbo de agua. Pero si ninguna de estas formas vuelve sencilla la tarea de tomarse una cucharada de polen, se puede disolver en jugo de naranja o en leche y añadirle un poco de miel; es una excelente manera de conseguirlo.
Y quien prefiera masticarlo puede hacerlo mezclando el polen con yogur, miel o mermelada.
También están los productos ya preparados a base de polen, otra forma cómoda y efectiva de tomar polen con frecuencia.
Para el adulto se aconsejan dos cucharadas soperas diarias antes del desayuno y a continuación beber zumo o infusión, dosis indicativa y que debe adecuarse al estado de cada persona, niños la mitad de la dosis.

Conservar en un lugar fresco y seco, frasco bien tapado y al amparo de la luz.

Contraindicaciones

No posee, a excepción de aislados casos de alergia. No confundir con la alergia al polvillo de las flores que ingresa al organismo por vías respiratorias, donde el polen se comporta como cuerpo extraño. En la ingestión por boca, es escaso su poder alergénico, pudiendo manifestar enrojecimientos y picazón en la piel. Por ello recomendamos una prueba inicial con baja cantidad, antes de comenzar el consumo regular.

GELY PANTIGA
Naturopata
www.institutoiris.com