OFERTAS CONSULTAS DE BELLEZA Dietetica Masaje Spa Medicina natural Hogar Crecimiento personal Padres de hoy
Inicio Medicina natural LA ARCILLA

Medicina natural


COMBATE EL ESTREÑIMIENTO ACEITES ESENCIALES LA ARCILLA EL POLEN TERAPIA ORTOMOLECULAR HIDROTERAPIA LA ALERGIA EL TE

Regala salud y belleza tu portal natural Contacto Politica de privacidad Exención de responsabilidad De la A a la Z

MEDICINA NATURAL

LA ARCILLA

La arcilla es una sustancia viva que actúa como paralizante de cuerpos parasitarios, microbios o bacterias patógenas, a la vez que favorece la reconstitución celular sana.

La arcilla actúa en el foco de la enfermedad y efectúa una limpieza completa y la evacuación de elementos indeseables como pus. Por su poder de absorción neutraliza y drena las impurezas de los tejidos, retiene todo tipo de líquidos y absorbe los malos olores y decolora.

Su poder de adsorción, en cambio, permite la fijación y neutralización de toxinas. La arcilla capta estas toxinas para evacuar los elementos indeseables del cuerpo, impurezas que están asentados en lo líquidos corporales como sangre, linfa y bilis, drenándolos y eliminándolos.

En general las propiedades de la arcilla son las que se exponen a continuación:

· Cicatrizante.

· Detergente.

· Antiséptica

· Antiinfecciosa

· Antimicótica

· Antiinflamatoria

· Desinfiltrante

· Antiálgica

· Antiinfecciosa y reguladora intestinal.

· Antidiarreica

· Antimicótica

· Antiparasitaria

· Antihemorrágica

Los baños de arcilla, también llamados baños de lodo, están aconsejados como un fuerte tratamiento terapéutico, cuyos resultados en ocasio­nes pueden llegar a ser espectaculares si además van acom­pañados de un régimen natural y bien adaptado. Contraria­mente a la opinión más extendida, los baños de arcilla no son únicamente útiles para tratar enfermedades de los huesos (reu­matismo, artritis diversas, tendinitis, etc.); están asimismo in­dicados para combatir con éxito muchas y muy variadas en­fermedades, desde los achaques del aparato digestivo a las patologías cardíacas. Aunque no es sistema más fácil de emplear, por lo que se suelen hacer emplastos o baños localizados para tratar zonas especificas.

La arcilla es usada con gran éxito también en tratamientos de belleza por sus poderes regeneradores.

Podéis conocer más a fondo sus propiedades el curso de Geoterapia con diploma acreditativo y que podéis realizar tambien de manera on line.

MARTA BARGIELA
Naturopata Geoterapeuta

www.institutoiris.com