OFERTAS CONSULTAS DE BELLEZA Dietetica Masaje Spa Medicina natural Hogar Crecimiento personal Padres de hoy
Inicio Dietetica

Dietetica


LECHES VEGETALES LECITINA DE SOJA BENEFICIO DE LOS VEGETALES EL HIERRO BELLA CON VITAMINAS VIENTRE PLANO BELLA CON FRUTAS Y VERDURAS EL CHOCOLATE

Regala salud y belleza tu portal natural Contacto Politica de privacidad Exención de responsabilidad De la A a la Z

DIETETICA

EL CROMO

“Un gran quemador de grasas”

El cromo es un oligoelemento esencial presente en ciertos alimentos para el buen mantenimiento de la salud. Además, es necesario para poder llevar a cabo correctamente el metabolismo de los hidratos de carbono, lípidos y proteínas, siendo su función principal la de potenciar la actividad de la insulina (hormona pancreática). De hecho, las dietas deficientes en cromo se asocian a enfermedades como la diabetes, así como a la aparición de problemas cardiovasculares.

¿Cuáles son sus funciones?

Los suplementos nutricionales de cromo pueden estar recomendados en aquellas personas que padezcan enfermedades como diabetes, resistencia a la insulina, obesidad, hipercolesterolemia, hipoglucemia...

El cromo interviene en el metabolismo de la glucosa, ya que forma parte del factor de tolerancia a la glucosa, que potencia la acción de la insulina, encargada de posibilitar la entrada de los hidratos de carbono sencillos en las células para poder ser utilizados y transformados en energía. Si la insulina es escasa o no funciona correctamente, la glucosa se acumula en la sangre, produciendo lo que se denomina hiperglucemia (niveles por encima de lo normal de glucosa en la sangre).

Controla los niveles de colesterol en sangre e impide que se formen placas en las paredes de las arterias.

En el tratamiento de la obesidad normaliza el apetito.

Reduce el ansia por el azúcar.

Es un “quema grasas”, el cromo tiene la capacidad de estimular la perdida de peso ya que acelera la combustión de grasas; tonifica y modela los músculos y evita la flacidez de determinadas zonas.

Aumenta la masa muscular en deportistas. No obstante, de acuerdo a las notificaciones recibidas por los investigadores de las instituciones de salud, la sobredosis de esta sustancia provoca trastornos mentales como perturbaciones en la atención, con dificultad en la conducción de vehículos y "alteraciones en la función motora". Por lo que si se toma en pastillas el picolinato de cromo es de 1 a 3 pastillas como máximo al día. Pero lo mas recomendable por supuesto es no olvidarlo en la dieta diaria.

¿Quiénes tienen mayor riesgo de déficit?

Personas que padezcan resistencia a la insulina o diabetes.

Personas con problemas de alcoholismo.

Personas que estén siguiendo una dieta de adelgazamiento durante un periodo de tiempo prolongado.

Personas mayores, ya que en algunos casos llevan a cabo dietas inadecuadas sobretodo si viven solos. Además, en ancianos es posible que se den interacciones entre fármacos y nutrientes, y también hay que tener en cuenta que son un grupo de población que pueden presentar problemas de mal absorción.
Las mujeres embarazadas.
Los atletas.

La deficiencia de cromo puede provocar

Problemas cardiovasculares como consecuencia de los elevados niveles de colesterol en sangre. Arteriosclerosis.

Intolerancia a la glucosa o resistencia a la insulina. Diabetes.

Alteración del metabolismo de los aminoácidos.

Retardos de crecimiento.
Obesidad.

En cuanto a la toxicidad, es inusual que el cromo procedente de la dieta provoque toxicidad ya que su absorción es muy baja.

Las razones para la ausencia de este micromineral en el organismo se basan en:

La deficiencia de cromo es característica del tipo de vida que se lleva a cabo en los países desarrollados, puesto que se tiende a consumir, en algunos casos de forma excesiva, alimentos precocinados y a base de harinas refinadas (panes, pasta, azúcares, dulces...), que contienen menor cantidad de cromo que los alimentos originales.

Pero también existen otros factores como:

Desnutrición calórico-proteica.
Arterosclerosis.
Y estrés.

¿Dónde se encuentra?

El alimento con mayor contenido de cromo conocido es la levadura de cerveza desecada.

También son buenas fuentes de cromo las grasas y aceites vegetales, así como los cereales integrales, las nueces, el mosto y los lácteos.

El cromo también está presente en las carnes, verduras y mariscos, pero en estos alimentos su concentración es menor.

La absorción de cromo en el organismo es muy baja, sin embargo dicha absorción se ve aumentada por la presencia de algunos nutrientes como la vitamina B1 (contenida en alimentos como la soja fresca, el germen de trigo, las carnes y los pescados blancos, los cereales integrales), B2 (presente en la soja fresca, hígado, carnes y cereales tostados) y la vitamina B3 (abundante en la leche de almendras, el atún, el bonito y el hígado). También favorecen la absorción de cromo minerales como el manganeso o el zinc y algunos aminoácidos entre los que se encuentran la cisteína, la glicina y el ácido glutámico.

¿Cuáles son las cantidades que aporta normalmente la dieta?

La cantidad de cromo mínima diaria recomendada es de 50 microgramos, aunque se aconseja que esta cantidad varíe entre 50 y 200 microgramos. El cromo es un mineral muy difícil de absorber, ya que de todo el que se ingiere con la dieta, sólo un 3% es asimilado por el organismo. Sin embargo, con una dieta saludable y equilibrada obtenemos la cantidad de cromo necesaria que el organismo necesita, por lo que no sería necesario ningún suplemento. En caso de que haya que llevar a cabo un tratamiento en el que sea preciso un suplemento de cromo, algunos estudios afirman que es suficiente ingerir de 4 a 5 gramos de levadura de cerveza cada día, que contienen aproximadamente 45 microgramos de cromo por gramo.

¿Cómo conseguir cubrir los requerimientos diarios?

Para cubrir los requerimientos diarios de cromo es preciso, además de incluir en la dieta los alimentos ricos en este mineral, evitar abusar del consumo de harinas refinadas y alimentos precocinados. El procesado que se lleva a cabo para elaborar este tipo de alimentos provoca que parte del cromo contenido en ellos se elimine, por lo que la presencia de este mineral es bastante menor que la cantidad que se encuentra en los alimentos originales.

Una dieta equilibrada puede cubrir las necesidades diarias de cromo. En cualquier caso, si existe deficiencia de este mineral, con el fin de no comprometer sus requerimientos, se aconseja el asesoramiento dietético profesional.


MARTA BARGIELA
Especialista en dietética y nutrición.

www.institutoiris.com

Toda la información que brindamos es general por naturaleza; recuerde que esta información por sí sola, no puede reemplazar los cuidados de la salud o los servicios humanos que usted pueda necesitar. Solo brindamos un servicio de información y de referencia, por favor consulte al profesional de la salud que le trata sobre cualquier preocupación que tenga sobre su propia salud.