OFERTAS CONSULTAS DE BELLEZA Dietetica Masaje Spa Medicina natural Hogar Crecimiento personal Padres de hoy
Inicio Hogar FENG SHUI Y DORMIR BIEN

Hogar


FENG SHUI EN TU BAÑO FENG SHUI EN TU DORMITORIO FENG SHUI EN TU COCINA FENG SHUI EN TU TRABAJO FENG SHUI Y HABITACION INFANTIL FENG SHUI Y COLOR FENG SHUI EN TU SALON FENG SHUI Y DORMIR BIEN

Regala salud y belleza tu portal natural Contacto Politica de privacidad Exención de responsabilidad De la A a la Z

Hogar

FENG SHUI Y DORMIR BIEN

Nuestro servicio de niñera

le proporcionará una buena noche, mientras usted pasa un hermosa noche.

Cuando las personas duermen, el instinto de conservación sigue alerta. Así, incluso con los ojos cerrados, el que duerme vigila la puerta y las ventanas. Por eso, lo ideal, es que la puerta del dormitorio esté al frente o a los lados, que no salga del campo visual del que va a dormir.

La cama no ha de estar atravesada frente a la puerta, ni entre la ventana y la puerta y en caso de que tras la puerta hubiera un pasillo largo, se ha de dormir con la puerta cerrada para que la energía no entre intensamente mientras duerme. La cama en medio de la habitación crea un efecto negativo de estar flotando en la habitación, además conduce al desorden de la misma. Siguiendo el esquema de la montaña sólida por atrás, los canapés sin cabecera son perjudiciales, porque dan lugar a sueños más inestables. Revisemos la posición de la cama, para que cumpla con el principio de que la cabecera de la misma ocupe el rincón más lejos de la puerta y que desde la cama podamos ver la puerta de acceso al dormitorio. Sin embargo, de poco sirve ver la puerta si lo que vemos a través de ella es un pasillo largo y oscuro. En este caso, es preciso iluminar de alguna manera el pasillo. Evitemos en las habitaciones los objetos de color negro, que en condiciones de poca luz pueden formar siluetas amenazantes.
Utilicemos esencias sedantes (lavanda, camomilla) en las sábanas, almohadas etc.
La cama no debe ser metálica, ya que éste es un gran conductor de electricidad, y atrae las energías negativas; las camas de madera son las más recomendables.
Los colores de las paredes no deben ser muy vivos: han de invitar al relax, no a la excitación del que se sitúa en el ambiente.
Los espejos no son adecuados para un lugar de descanso, ya que reflejan la luz y multiplican el movimiento y la energía. En este sentido, son totalmente contraproducentes los espejos en las relaciones sexuales, ya que hacen el efecto de haber alguien negativo en la habitación mientras se está teniendo la relación sexual.
Las actividades extras que no sean descansar no se deberían realizar en el dormitorio: no es bueno que sea un lugar de estudio, que haya faxes, móviles... Incluso, es negativo que se lleven al dormitorio debates sobre preocupaciones, como por ejemplo hablar en la cama del trabajo o de cualquier disgusto, ya que trae energía negativa a la habitacion, que luego influye a la hora de dormir.
Una cosa muy importante es relevar el nivel de contaminación electromagnética en el lugar en donde está la cama, esto puede y debe hacerse con instrumental especializado (gausómetro y magnetómetro). Es útil tratar de disminuir al mínimo la cantidad de artefactos eléctricos en el dormitorio, pero muchas veces la contaminación proviene de fuentes exteriores (líneas de alta tensión, antenas emisoras de radio, TV y telefonía celular). Si alguno de estos elementos se encuentra cerca de su dormitorio, podemos sospechar de la existencia de contaminación electromagnética, en este caso hay que desplazar la cama a un lugar no contaminado (generalmente es posible encontrarlo dentro del mismo dormitorio).
Si los problemas en el sueño persisten si razón aparente, es posible que existan también radiaciones geopatógenas en el lugar. Una forma de comprobar esto es cambiar la cama de lugar (en teoría, desplazarla 50 centímetros debería ser suficiente) o bien probar de dormir en otra cama, si los trastornos desaparecen con el cambio, éstos serían atribuibles al lugar.

MARTA BARGIELA
Especialista en Feng Shui

www.institutoiris.com